Ureña Querida

     

          Fue fundada en los terrenos de la hacienda "Los Quemaos", donde hoy se ubica el Barrio Plaza Vieja, parte de mayor extensión, conocida entonces como "Llano del Táchira". La gestión fundacional fue obra tesonera de Don Juan Bautista Maldonado y Pedro María Ureña, laboriosos compatriotas entregados a la tarea de organizar el rudimentario urbanismo de la época. Nacido en Táriba en 1774 y fallecido en Ureña el 28 de junio de 1854, sabemos hoy que Don Pedro María Ureña contrajo nupcias con Doña Trina Cuberos Vda. de Bustamante y que ambos, donaron parte de su hacienda "Los Quemaos" para que, los ocupantes, construyeran sus viviendas y trazaran las calles de la ciudad que ahora festejamos.

           Curiosamente y para gloria de nuestros antepasados, Ureña no nació por Decreto Imperial de la Conquista, como tantos otros Pueblos y Ciudades de América. En nuestro caso, fuimos surgiendo lentamente de un largo proceso fundacional, soportado sobre cuatro poderosas Columnas de Indios Negros y mulatos, repartidos en "Sabana Larga", "San Juan del Llano Táchira", "Los Quemaos" y "La Mulata", irreductibles bastiones de nuestro origen. Ya en 1807, Felipe Maldonado, Pedro Francisco Vivas, Fermín Pisco y Felipe Olivares, en representación de unos 150 vecinos y 55 familias, asentadas en el territorio comprendido entre las quebradas, "Jaime y Don Pedro", manifestaron la voluntad fundacional de la futura ciudad, abigarrada todavía en el bahareque de sus chozas. Si bien este primer intento se frustró ante férrea oposición de intereses que entonces lo adversaron, más tarde, nuevas escaramuzas y la suma de mayores voluntades, continuaron avanzando, en la incesante búsqueda de una decisión oficial del Estado Venezolano que, nos acreditara en el carácter de Parroquia Civil y Eclesiástica. A comienzos de 1851, Don Pedro María Ureña, retorna el afán autonomista de 1807, reúne insumos, acopia material y bajo su dirección se construye la capilla religiosa en el Lugar conocido como "San Juan del Llano Táchira".

           Tras la culminación de la obra, los vecinos, en cabeza de Ureña, a la sazón Representante y Personero de la Diputación de Mérida, reformulan su Justa y ya vieja aspiración, en el foro Legislativo de aquella ciudad. Transcurrirá algún tiempo, ocupado por los legisladores en el análisis de la nueva petición, mientras tanto, no hay descanso en los cuatro Caseríos que discurren a la vera del río Táchira, donde rinde el labriego su Jornada, Don Juan Bautista Maldonado, activo promotor de la Parroquia alienta los vecinos para el trazado y construcción de calles y caminos al tiempo que don Pedro María suma adeptos, multiplica voluntades y gana simpatías para la causa que, al final, el 5 de diciembre de 1851 es resuelta favorable, con el unánime respaldo de la totalidad de los legisladores. La nueva Parroquia inicia su tránsito de la relativa autonomía, humaniza sus espacios y adquiere los aires de un naciente urbanismo que le da vida, colorido y prestancia al caserío Rural, donde la muerte sorprende al magnánimo Pedro María, Un 28 de junio de 1854

Liceo Bolivariano Víctor Manuel Olivares consta de dos sedes, la sede principal se encuentra ubicada en la ciudad de Ureña en la carrera 9 entre calles 8 y 9 sector Plaza Vieja, Municipio PEDRO MARÍA UREÑA, Estado Táchira. La otra sede, se ubica en Aguas Calientes, Parroquia Nueva Arcadia, en la carrera 1 entre calles 3 y 4.